Manual de Convivencia Escolar 2017-2019

“Convivencia Escolar es la construcción de un modo de relación entre las personas de una comunidad, sustentada en el respeto mutuo y en la solidaridad recíproca, expresada en la interrelación armoniosa y sin violencia entre los diferentes actores y estamentos de la Comunidad Educativa”

Política de Convivencia Escolar. MINEDUC.

“Convivencia escolar es la coexistencia armónica de los miembros de la comunidad educativa, que supone una interrelación positiva entre ellos y permite el adecuado cumplimiento de los objetivos educativos en un clima que propicia el desarrollo integral de los estudiantes”

Ley sobre Violencia Escolar Art. 16 A

El Manual de Convivencia Escolar (MCE), socializado y actualizado con la participación activa de los diversos integrantes de la comunidad educativa, tiene como objetivo promover y desarrollar en todos los integrantes de ésta, los principios y elementos que construyan una sana convivencia escolar, con especial énfasis en una formación que favorezca la prevención de toda clase de violencia o agresión, privilegiando la práctica sistemática de los valores que procura el Proyecto Educativo Institucional (PEI) de nuestro Establecimiento Educacional, denominado Colegio Emaús. Para ello, se propiciará una convivencia contenedora y no expulsiva, donde se valore y tenga oportunidad la mediación, el diálogo, la escucha activa, la diversidad y el comprender a los estudiantes, ayudando de manera específica a quienes manifiesten comportamientos disruptivos, sin perder de vista que las acciones pedagógicas y formativas que se emprendan para ello, estén planteadas según objetivos, acciones e indicadores de evaluación de resultados y de procesos debidamente registrados por parte del Colegio, de la familia del estudiante y del propio estudiante, con el único fin de integrarlo a los valores educativos que propicia el Colegio Emaús.

Lo anterior es fundamental, dado que el modelo educativo que propiciamos, se logra en un marco de respeto y disciplina, de responsabilidad, de asistencia regular y puntualidad. Y, por ende, en el cumplimiento de normas, deberes y derechos de cada integrante de la Comunidad Educativa.

Nuestros estudiantes son sujetos en formación y, por lo tanto, se deben establecer vías por medio de las cuales ellos hagan uso de su libre ejercicio de toma de decisiones mediante la estimulación de su participación personal y reflexiva acorde con su edad y madurez. Este proceso gradual y sostenido favorecerá el ir consiguiendo pautas de convivencias para la vida.

Asimismo, el MCE establece claras políticas preventivas, procedimientos y protocolos de acción, asumiendo temáticas prioritarias relacionadas con el diagnóstico que se tiene de nuestra comunidad. Las acciones preventivas estarán estrechamente vinculadas con el PEI y serán desarrolladas durante todo el año escolar tanto en aula como en actividades extra programáticas. Estas acciones podrán estar acompañadas y asesoradas por otras instituciones expertas en diversas temáticas que el Comité de Convivencia Escolar resuelva desarrollar durante el año respectivo. Lo relevante de este aspecto es que los procedimientos y protocolos de acción propiciarán el acercamiento y entendimiento de las partes en la resolución de conflictos, implementando incluso acciones reparatorias para los afectados.

(…)

Para revisar el texto completo haga click aquí